lunes, 16 de mayo de 2016

Mis bebés Arco Iris


Leí en una publicación lo que muchas mamis hicieron.  Se tomaron fotos embarazadas con las panzas pintadas con todos los colores del arco iris y luego con sus bebés vestidos con el mismo color.

Me hizo pensar en lo que realmente significa para mi. Nunca le he puesto un nombre a mi experiencia  porque tener una pérdida nunca ha sido un tema fácil para mí de hablar o escribir hasta hoy.

sábado, 14 de mayo de 2016

Ayudando en casa desde pequeñitos






Yo me he dado cuenta que desde que tengo mi propia casita, me he vuelto una fanática de la limpieza.  Siempre he sentido que si tengo el control sobre el orden de mi casa, voy a poder lidiar con cualquier caos durante el día.

La realidad es diferente si tenemos hijos pequeños. Mi casa está en constante caos gracias a nuestra pequeña de dos años que se dedica a redecorar los espacios de la casa con sus juguetes.

Sin embargo, con el tiempo he ido aprendiendo a lidiar con esto. Primero, que me he vuelto mas tolerante con el desorden porque no me la paso levantando juguetes y basuritas hasta el final del día. Segundo, que es lo que mas voy a hablar en este post es que he involucrado a mi hija y le estoy enseñando a que ella también ayude en casa.

Primero, lo primero. ¿Cómo comenzamos? Pues, desde muy chiquititos, los bebés tienden a imitar todas las cosas que hacemos delante de ellos. Ellos imitan nuestra forma de reír, de hablar y hasta  la forma cómo comemos y por qué no, las cosas que hacemos al rededor de la casa. 

sábado, 7 de mayo de 2016

Carta a mis hijas


Yo se que se acerca el día de la madre y lo normal es que yo sea quién reciba los homenajes. Pero quiero aprovechar exactamente esta fecha para escribirles.  mis hijitas.

Aún son muy pequeñitas para entender muchas cosas pero quiero decirles lo que nace de mi corazón, 

Mami las ama, como no tienen idea. Es más, de solo pensarlo, me dan ganas de llorar, porque yo soy capaz de dar mi vida por ustedes para que ustedes sean niñas sanas, además no puedo concebir la idea de verlas sufrir sin sentir que el corazón se me encoge.