jueves, 28 de abril de 2016

¿Has escuchado hablar del "Quiet time"?



¿Tu hijo ya no quiere tomar siestas y no sabes que más hacer para tener ese preciado momento de paz que tenías cuando él o ella dormía? 

Pues, hace unas semanas, yo también estaba igual. Mandar a Naya a tomar su siesta se había convertido en una batalla, porque yo aún sentía que ella necesitaba dormir un par de horas para ser una niña feliz. Pero a veces, nuestros planes no funcionan porque ellos tienen otros.