lunes, 28 de marzo de 2016

No puedo evitar sentirme culpable



Siempre he sabido que quería tener mas de un bebé.  La idea de los hermanos me encanta, porque es tener diariamente  un compañero de aventuras.

Yo tengo un hermano y una hermana y si bien es cierto nuestra relación de niños no fue perfecta, siempre hubo amor y hoy, son mis mejores amigos y seguimos siendo  compinches para todo.

Es por eso que quería que Naya tenga un hermano o hermana. Pero, en los últimos meses de embarazada comencé a sentirme triste y culpable. Naya ya no iba a ser mi única hija y mi atención y amor no sólo iba a ser para ella.

Recuerdo claramente cuando se me rompió la fuente y me estaba alistando para ir al hospital. No podía evitar llorar porque eran posiblemente las últimas horas en las que sería madre de una y mi pequeña ya no tendría a su mamá exclusivamente para ella.